ANTOLOGÍAS

ANTOLOGÍAS

Una antología es una recopilación de obras notables por algún motivo en particular, de alguien o algo en específico; literarias, cinematográficas, musicales, etc.

En el contexto literario, una antología contiene una selección de textos de un autor. Si se trata de poesía se llama Antología poética, aunque también puede darse en otros géneros, como fábulas, ensayos o cuentos.

Hasta el momento he escrito siete Antologías. Aquí se las presento:

  1. Poemas para el Señor Jesucristo (12 poemas).
  2. De Jesucristo son los temas, de Jehová son los poemas (16 poemas).
  3. Evangelista y coleccionista (12 poemas).
  4. Escritor y servidor (12 poemas).
  5. El Señorío de Cristo (14 poemas).
  6. El Espíritu Santo (10 poemas).
  7. La séptima Antología (10 poemas).

 

POEMAS

QUE ASÍ SEA

Autor: Ricardo Fuentes Guinges.

 

 

Hasta ahora tú no has aprendido nada, por eso llevas una vida dañada, pues              

te dedicas a buscar problemas, y por necio ya te quemas.

En tu vocabulario solamente hay lisura, y tu comportamiento es basura; porque

la apostasía es tu cultura, y eres hijo de Satanás.

Ahora miras mis fotografías y sientes envidia, porque tu testimonio es droga

y delincuencia, y tú me odias porque mi doctrina está llena de mucha inteligencia.

El pecado está en tu rancho, por eso el infierno es ancho, y se prepara para recibir a los chanchos.

Vida vieja es una secta, porque su líder va en la dirección incorrecta.

Ahora Dios quiere que yo predique, entonces, el que predica soy yo.

Habla Ricardo en fe, porque tú predicas bonito.

Así me dijo el Señor, y yo dije amén, que así sea.

 Habla Ricardo en fe, porque tú predicas bonito.

Yo predico bonito porque soy bendito, soy el siervo del Señor.

Habla Ricardo en fe, porque tú predicas bonito.

Chile se puso como se puso, bonito, porque predicó el negrito.

Habla Ricardo en fe, porque tú predicas bonito.

Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre,      el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra (2 Tesalonicenses 2:13-17).

Habla Ricardo en fe, porque tú predicas bonito.

Jesucristo es bonito y el Espíritu Santo es bendito. Y yo los sigo a los dos, porque a los dos los necesito. Yo tengo fe.

Habla Ricardo en fe, porque tú predicas bonito.

Atiende bien, pon atención.

Amén, amén para los cristianos, al cielo van los hermanos.

El año 2005 me convertí en cristiano, ahora soy siervo del Señor, y predico a todos mis hermanos.

Amén, amén para los cristianos, al cielo van los hermanos.

No soy egoísta ni pleitista, yo tengo mucho amor, y por eso soy evangelista.

Amén, amén para los cristianos, al cielo van los hermanos.

La palabra es mía y tuya, entonces grita gloria a Dios y aleluya.

Amén, amén para los cristianos, al cielo van los hermanos.

Jesucristo es el Señor, y yo soy el siervo del amor.

Amén, amén para los cristianos, al cielo van los hermanos.

Te digo así:

Al cielo van los hermanos.

Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros (2 Tesalonicenses 3:1).

Al cielo van los hermanos.

Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido (1 Timoteo 4:6).

Al cielo van los hermanos.

Al cielo van los hermanos porque son cristianos, gloria a Dios, pues ya ganamos. Somos más que vencedores.

Al cielo van los hermanos.

La sana doctrina es vitamina.

Al cielo van los hermanos.

¡Ay Dios mío!

Al cielo van los hermanos.

Repito.

Al cielo van los hermanos.

Y lo repito otra vez.

Al cielo van los hermanos.

Toda la Honra, la Gloria y la Alabanza, son para el Señor, Padre de mi Señor.

Al cielo van los hermanos.

Por eso:

Habla Ricardo en fe, porque tú predicas bonito.

Amén.

 

 

EVANGELISTA RICARDO FUENTES GUINGES