ANTOLOGÍAS

ANTOLOGÍAS

Una antología es una recopilación de obras notables por algún motivo en particular, de alguien o algo en específico; literarias, cinematográficas, musicales, etc.

En el contexto literario, una antología contiene una selección de textos de un autor. Si se trata de poesía se llama Antología poética, aunque también puede darse en otros géneros, como fábulas, ensayos o cuentos.

Hasta el momento he escrito siete Antologías. Aquí se las presento:

  1. Poemas para el Señor Jesucristo (12 poemas).
  2. De Jesucristo son los temas, de Jehová son los poemas (16 poemas).
  3. Evangelista y coleccionista (12 poemas).
  4. Escritor y servidor (12 poemas).
  5. El Señorío de Cristo (14 poemas).
  6. El Espíritu Santo (10 poemas).
  7. La séptima Antología (10 poemas).

 

POEMAS

 

YO QUIERO QUE REGRESES 

Autor: Ricardo Fuentes Guinges. 

 

Yo entiendo que quieras tomarte un tiempo y estar separada de mí, he notado que estás confundida, y que tienes dudas de mí.  

Tú me dijiste que ya no ibas a congregar, y que te quedarías en tu casa porque solo quieres descansar y reír.    

Me queda claro que tú no quieres caer en depresión, y por eso te vas a divertir reír.  

Yo te conozco y sé que eres buena, pero el problema es que sientes miedo al ver todo lo que está sucediendo en la sociedad.  

Lorena yo te entiendo, y voy a orar de rodillas para que no te olvides de mí, yo sé que tú sabes que Jesucristo hoy vive en mí, y también sabes que el Espíritu Santo está aquí. 

Entonces no me olvides por favor, recuerda que yo te amo en el Señor. Mi sentimiento es sincero, yo soy un evangelista verdadero. 

Yo tengo muchos años de experiencia, tengo mucha fe y practico la piedad, yo te amo, y para ti siempre tendré mucha bondad.  

Yo te conozco y sé que tú también eres buena, pero el problema es que sientes miedo al ver todo lo que está sucediendo en la sociedad. 

Lorena yo te entiendo, y voy a orar de rodillas para que no te olvides de mí, yo sé que tú sabes que Jesucristo vive en mí, y también sabes que el Espíritu Santo está aquí. 

Entonces no me olvides por favor, recuerda que yo te amo en el Señor. Mi sentimiento es sincero, yo soy un evangelista verdadero. 

Y ahora yo voy a orar para que vuelvas y tengas fe. 

Lorena no me dejes, yo quiero que regreses a mí. 

En el mundo no encontrarás amor, ni fe ni esperanza, la alianza del Señor Jesucristo está en mí. 

Lorena no me dejes, yo quiero que regreses a mí. 

Tengo que orar, ayunar y clamar, porque a mí tú tienes que regresar. 

Lorena no me dejes, yo quiero que regreses a mí. 

Vuelve, yo te voy a besar y abrazar, yo te prometo que te voy amar. 

Lorena no me dejes, yo quiero que regreses a mí. 

 Te voy a esperar, aunque estés lejos de mí, yo te voy a respetar. 

Lorena no me dejes, yo quiero que regreses a mí. 

Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.  

Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer (1 Corintios 1:9-10). 

Yo quiero que regreses a mí. 

Atiende bien, pon atención. 

Mi alma alaba a Jehová, y mi corazón adora a Jehová. 

Yo estoy orando por nuestra reconciliación. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Lorenita yo te comprendo, y por eso te sigo bendiciendo. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

En la iglesia hay gozo y alegría, y todos los domingos yo hago fiesta. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Nosotros vamos a gozar y gozar, yo voy a predicar y también voy a cantar, alabanza. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Te estoy bendiciendo, y un avivamiento para ti estoy pidiendo. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Entiendo, te aseguro que comprendo, yo te amo y te defiendo. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Se acabó la duda, y terminó el misterio, yo tengo un Ministerio. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Soy evangelista, ya tú sabes. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación (2 Corintios 5:18-19). 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz (Colosenses 1:20). 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Repito. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Y lo repito otra vez. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Toda la Honra, la Gloria y la Alabanza son para el Señor, Padre de mi Señor. 

Ahora vuelve a mí, yo te entiendo. 

Por eso: 

Yo quiero que regreses y me beses. 

Amén. 

TÚ TIENES QUE SABER 

Autor: Ricardo Fuentes Guinges. 

 

Mi alma alaba a Cristo, mi alma alaba al Señor, alaba. 

 

Tú tienes que saber que mi alma alaba a Jehová, y mi corazón te ama a ti. Quiero que vengas aquí, porque tú eres mi mujer y yo te voy a bendecir.  

Tú tienes que saber que yo te necesito aquí, eres especial y para volvernos a juntar hoy me puse a orar. 

Yo estoy escuchando todo, yo estoy mirando todo, y yo estoy pensando en todo. Dios es todopoderoso y mi alma está llena de gozo. 

Tú y yo estamos cerca y lejos, somos jóvenes y viejos. Lorena yo te amo y necesito tus besos. 

Recuerdo los lindos momentos que vivimos antes, y los quiero volver a vivir, ven a mí porque yo te voy a dar la mano para que tú te levantes. 

Tu rostro es hermoso, tus ojos son preciosos y tu cuerpo es delicioso. De ti yo estoy enamorado y quiero regresar, te prometo que sólo contigo voy a estar. 

Siempre estarás en mi corazón, Lorena yo te pido perdón, vamos a juntarnos nuevamente, el Espíritu Santo es nuestra salvación. 

Yo estoy escuchando todo, yo estoy mirando todo, y yo estoy pensando en todo. Dios es todopoderoso y mi alma está llena de gozo. 

Tú y yo estamos cerca y lejos, somos jóvenes y viejos. Lorena yo te amo y necesito tus besos. 

Recuerdo los lindos momentos que vivimos antes, y los quiero volver a vivir, ven a mí porque yo te voy a dar la mano para que tú te levantes. 

Lorenita ven a mí te lo ruego y te lo pido, te amo y por eso yo te llamo. Agua, el bautismo en las aguas es para renacer. 

Yo te amo y te voy amar para siempre, y tú me amarás. 

Te voy a demostrar todo mi sentimiento, porque este amor me hace sentir muy contento. 

Yo te amo y te voy amar para siempre, y tú me amarás. 

Eres lo único que tengo, ya tú sabes que en el Señor Jesucristo me mantengo. 

Yo te amo y te voy amar para siempre, y tú me amarás. 

Y ahora vengo como vengo, porque mucho amor para ti es lo que tengo. 

Yo te amo y te voy amar para siempre, y tú me amarás. 

Yo te amo y te lo digo, soy evangelista y te bendigo. 

Y tú me amarás. 

Que nunca te abandonen el amor y la verdad: Llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón.  

Contarás con el favor de Dios y tendrás buena fama entre la gente (Proverbios 3:3-4). 

Y tú me amarás.  

Atiende bien, pon atención. 

Deja la duda, yo a ti te amo. 

Lorena deja la duda porque mi corazón es tuyo. 

Deja la duda, en Cristo te amo. 

Tienes que saber que estoy enamorado, y que necesito estar a tu lado. 

Deja la duda, yo a ti te amo. 

Confía porque yo te quiero, confía porque yo te amo. 

Deja la duda, en Cristo te amo. 

Te voy a demostrar que estoy enamorado, pues para volver contigo de rodillas he orado. 

Deja la duda, yo a ti te amo. 

Jesucristo es el Señor, y el Espíritu Santo es la fe, la esperanza y el amor. 

Deja la duda, en Cristo te amo. 

Hay amor en el predicador, ya tú sabes. 

Deja la duda, yo a ti te amo. 

Enamórate orando, Lorenita enamórate clamando. 

Deja la duda, en Cristo te amo. 

Los domingos yo sigo congregando, y me estoy gozando, fiesta. 

Deja la duda, yo a ti te amo. 

Alegría, que viva el amor. 

Deja la duda, en Cristo te amo. 

Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo (Romanos 15:13). 

Deja la duda, yo a ti te amo. 

Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos (Gálatas 3:26-27). 

Deja la duda, en Cristo te amo. 

Te digo así: 

Cristo es mi locura, y con fe te llamo. 

Repito. 

Cristo es mi locura, y con fe te llamo. 

Y lo repito otra vez. 

Cristo es mi locura, y con fe te llamo. 

Toda la Honra, la Gloria y la Alabanza son para el Señor, Padre de mi Señor. 

Cristo es mi locura, y con fe te llamo. 

Por eso: 

Yo te amo y te voy amar para siempre, y tú me amarás. 

Amén. 

 

VAMOS A CONGREGAR 

Autor: Ricardo Fuentes Guinges 

 

Abba, mi alma alaba a Jehová. Abba, mi alma adora a Jehová. 

Quiero ingresar a tu casa, dime que no te avergüenza mi raza. Quiero ir contigo al supermercado, tenemos mucho tiempo separados, y yo necesito caminar a tu lado.  

Lorena yo me siento solo, y si tú me aceptas estaré acompañado. Antes yo era un necio pero ahora he mejorado porque el Señor me ha disciplinado.  

Yo quiero que tú vivas, y deseo que te vayas para arriba, ahora ya lo sabes, Jesucristo es nueva vida. 

Quiero verte congregar, todos los días por ti voy a orar, yo soy evangelista y tengo buena vista. 

Lorena yo quiero vivir contigo para ser tu marido, ayúdame porque sin ti me siento malherido. 

La palabra de Dios he aprendido y el Espíritu Santo he recibido, y yo te extraño tanto porque hemos convivido. 

Jesucristo es el Señor. 

Quiero ingresar a tu corazón porque estoy en Cristo y tengo salvación. Ya terminaron las pruebas y las aflicciones, yo soy Ricardo Fuentes y te daré mi bendición. 

Yo quiero que tú vivas, y deseo que te vayas para arriba, ahora ya lo sabes, Jesucristo es nueva vida. 

Quiero verte congregar, todos los días por ti voy a orar, yo soy evangelista y tengo buena vista. 

Déjame volver, déjame estar, yo quiero verte congregar. 

Abba, mi alma alaba a Jehová. Abba, mi alma adora a Jehová. 

Dios es amor y fuego consumidor, yo quiero que tú respetes su alianza, Cristo viene para arrebatarnos, yo quiero que tengas esperanza.  

Yo soy hijo de Jehová, Dios es mi Padre es Abba. Y ahora te pido que vengas a congregar conmigo. 

Lorena yo quiero vivir contigo para ser tu marido, ayúdame porque sin ti me siento malherido. 

La palabra de Dios he aprendido y el Espíritu Santo he recibido, y yo te extraño tanto porque hemos convivido. 

Jesucristo es el Señor. 

Quiero ingresar a tu corazón porque estoy en Cristo y tengo salvación. Ya terminaron las pruebas y las aflicciones, yo soy Ricardo Fuentes y te daré mi bendición. 

Yo quiero que tú vivas, y deseo que te vayas para arriba, ahora ya lo sabes, Jesucristo es nueva vida. 

Quiero verte congregar, todos los días por ti voy a orar, yo soy evangelista y tengo buena vista. 

Déjame volver, déjame estar, yo quiero verte congregar. 

Te quiero ver y abrazar, Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Quiero casarme contigo, yo te bendigo, vamos a la iglesia porque el Señor nos va a hablar. 

Te quiero ver y abrazar, Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Te voy a buscar y la palabra de Dios te voy a dar, yo te voy a predicar. 

Te quiero ver y abrazar, Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Lorena contigo yo quiero estar, quiero regresar. Yo voy a orar, voy a llorar.  

Te quiero ver y abrazar, Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros. 

También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos. Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos. 

Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. 

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. 

Examinadlo todo; retened lo bueno, absteneos de toda especie de mal. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 

Fiel es el que os llama, el cual también lo hará (1 Tesalonicenses 5:12-24). 

Te quiero ver y abrazar, Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Atiende bien, pon atención. 

Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Ya tú sabes, a congregar. 

Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Ganó Dios, ganó Jehová. 

Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

¡Ay Dios mío! 

Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos (Mateo 18:20). 

Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Fiel es Dios, por medio de quien fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo, Señor nuestro (1 Corintios 1:9). 

Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Yo te digo así: 

Vamos a congregar. 

Repito. 

Vamos a congregar. 

Y lo repito otra vez. 

Vamos a congregar. 

Toda la Honra, la Gloria y la Alabanza son para el Señor, Padre de mi Señor. 

Vamos a congregar. 

Por eso: 

Te quiero ver y abrazar, Lorenita yo te amo, vamos a congregar. 

Amén. 

 

BUENA PERSONA 

Autor: Ricardo Fuentes Guinges 

 

Lorena yo te amo y tu lindo rostro extraño, han pasado muchos años y yo te amo más y más. 

Para Dios tuve que testificar, pues tú me hiciste una entrevista, ahora yo no estoy frente a tu vista, pero estoy en tu corazón. 

Lorenita tú también eres loca, Jesucristo es el Señor, yo soy evangelista, soy luchador y vencedor. 

Yo necesito estar a tu lado, estoy desesperado, he orado y llorado. Ven a verme porque ya no aguanto más.  

Lorena yo te amo, Jesucristo es nuestro Rey, es la gracia y la ley. 

Tú y yo hemos ganado, y es porque juntos nos hemos bautizado, el diablo es perdedor y el Espíritu Santo es vencedor. 

Lorena yo te amo. 

Para Dios tuve que testificar, pues tú me hiciste una entrevista, ahora yo no estoy frente a tu vista, pero estoy en tu corazón. 

Lorenita tú también eres loca, Jesucristo es el Señor, yo soy evangelista, soy luchador y vencedor. 

Yo necesito estar a tu lado, estoy desesperado, he orado y llorado. Ven a verme porque ya no aguanto más. 

Lorena yo te amo, Lorena yo te amo. 

Buena, Jesucristo es tu Señor, y tú eres así, buena. 

Por eso yo me siento orgulloso de ti. 

Buena, Jesucristo es tu Señor, y tú eres así, buena. 

Tú y yo vivimos queriéndonos, amándonos y ayudándonos. 

Buena, Jesucristo es tu Señor, y tú eres así, buena. 

Y Dios me dijo que tú eres muy linda, que tú eres muy blanca, que tú eres muy bella, que tú eres muy buena sí. 

Buena persona que tú eres. 

Yo te repito lo que me dijo el Señor.  

Buena persona que tú eres. 

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? 

Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias.                    

Le da ella bien y no mal todos los días de su vida. Busca lana y lino, y con voluntad trabaja con sus manos. 

Es como nave de mercader; trae su pan de lejos. Se levanta aun de noche y da comida a su familia y ración a sus criadas. 

Considera la heredad, y la compra, y planta viña del fruto de sus manos. Ciñe de fuerza sus lomos, y esfuerza sus brazos. Ve que van bien sus negocios; su lámpara no se apaga de noche. 

Aplica su mano al huso, y sus manos a la rueca. Alarga su mano al pobre, y extiende sus manos al menesteroso. No tiene temor de la nieve por su familia, porque toda su familia está vestida de ropas dobles. 

Ella se hace tapices; de lino fino y púrpura es su vestido. Su marido es conocido en las puertas, cuando se sienta con los ancianos de la tierra. 

Hace telas, y vende, y da cintas al mercader. Fuerza y honor son su vestidura; y se ríe de lo por venir. 

Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua. Considera los caminos de su casa, y no come el pan de balde. 

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido también la alaba: Muchas mujeres hicieron el bien; más tú sobrepasas a todas. 

Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. 

Dadle del fruto de sus manos, y alábenla en las puertas sus hechos (Proverbios 31:10-31). 

Buena persona que tú eres. 

Y Dios me dijo que tú eres muy linda, que tú eres muy blanca, que tú eres muy bella, que tú eres muy buena sí. 

Buena persona que tú eres. 

Gracias muchas gracias, a Lorenita yo le doy las gracias. 

Buena persona que tú eres. 

Te digo así: 

Lorena yo te amo. 

Y te lo digo aquí, tú eres la mujer para mí. 

Yo te amo más. 

Yo te amo y para siempre te voy a bendecir. 

Lorena yo te amo 

Nosotros somos cristianos, a Jesucristo vamos a seguir. 

Yo te amo más. 

Y estamos orando porque en el paraíso queremos vivir. 

Lorena yo te amo. 

Gloria a Dios. 

Yo te amo más. 

No debáis a nadie nada, sino el amaros los unos a los otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley (Romanos 13:8). 

Lorena yo te amo, yo te amo más. 

Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él (1 Juan 4:16). 

Lorena yo te amo. 

Repito. 

Lorena yo te amo. 

Y lo repito otra vez. 

Lorena yo te amo. 

Toda la Honra, la Gloria y la Alabanza son para el Señor, Padre de mi Señor. 

Lorena yo te amo, yo te amo más. 

Por eso: 

Buena persona que tú eres. 

Amén. 

EVANGELISTA RICARDO FUENTES GUINGES